¿Cómo debe gestionar un colegio profesional la comunicación?

¿Dónde reside el fracaso de la relación entre el colegiado y el colegio profesional? Esta pregunta, viciada desde su origen porque presupone un «fracaso» de facto, aparece en cada una de las conversaciones que sobre colegios profesionales y que en las organizaciones colegiales tenemos. Como toda presuposición es injusta y extremadamente generalista. Sin embargo, su incidencia representativa, acrecentados por el carácter obligatorio de la colegiación y por la lentitud institucional a la hora de profesionalizar la gestión de las entidades colegiales. Por eso, la propuesta de este documento arranca de dos ideas básicas: 

1. Hemos de atraer al colegiado hacia el colegio profesional y ser su referencia para todo lo relacionado con el ejercicio profesional. En relación con el colegiado, las organizaciones tendrían que trabajar como si no fuera obligatoria la colegiación;
deberían trabajar para ser útiles, atrayendo y fidelizando profesionales.

2. Y, en segundo lugar, tenemos inexcusablemente que mejorar los procesos internos de los colegios profesionalizando su gestión. Si en algún caso se ha pensado que el colegio profesional debía eludir esa tendencia, la transposición de la directiva de
Servicios ha venido a desmentirlo.

«Recelo estructural»
Al margen de estas dos cuestiones, siempre habrá un recelo (prejuicio) del colegiado hacia su colegio profesional. Podríamos llamarle «recelo estructural». Y ese recelo es universal al común de las instituciones. Del mismo modo que al ciudadano no le gusta pagar impuestos pero sí entiende su fin último, Estado de Bienestar, y, por ello, contribuye; o al empleado no le gusta la auditoria, pero sí que se reconozca su labor y se penalice al mal compañero o al corrupto.
En última instancia, hemos de entender que la gente ve lo que quiere ver y escucha lo que quiere escuchar. Tiene sus esquemas mentales (y sentimentales) hechos. La relación entre el colegio y el colegiado obedece a una construcción cultural (de prejuicios) muy sedimentada. Para recuperar al colegiado hay que hacer todo el  proceso de deconstrucción. Ir al principio y trabajar desde la razón (entendimiento) a la voluntad (acción) pasando por el corazón (emoción). Hay que desaprender la relación colegio-colegiado y en ese empeño, paradójicamente, el foco no se dirige a la relación en sí, al nexo de unión, cuanto a los procesos internos y la resistencia al cambio inserta en los propios colegios profesionales.

De lo que se trata entonces no es solo de comunicar sino de hacer para comunicar. Hay que construir el colegio profesional desde el colegiado y desde los usuarios; que nos conozcan, que nos elijan. Y para eso es necesario tomar el pulso continuamente a la realidad del ejercicio profesional, articular canales que nos permitan mantener una comunicación continua con nuestros colegiados y con los usuarios de los servicios profesionales (escucha activa). De forma que toda la política colegial éste íntimamente  conectada con el colegio y con el destinatario último de los servicios profesionales: el ciudadano.

Es en ellos en los que el colegio profesional debe ir a buscar inputs, materia prima,
para consolidar el nuevo edificio colegial. A la cuestión sobre ¿qué colegio profesional construir? no se puede responder si no se conoce cuál y cómo es nuestro colegiado y para conocer esto necesitamos también saber cómo es el usuario de los servicios profesionales y, más en general, cómo es el ciudadano y la sociedad en la que nuestro profesional ejerce su profesión. Es a través de una adecuada gestión del colegiado como una organización colegial puede serle útil a la sociedad. 

Sabemos el «qué», vayamos al «cómo»
A lo largo de las siguientes páginas combinaremos estrategia y táctica tratando de responder a la difícil cuestión del «cómo». Sin estrategia el «cómo» está huérfano, ciego, ignorante. Sin el «cómo» la estrategia es papel mojado, consenso artificial, humo.
El primer «cómo» descansa en la personalización. La comunicación no conecta entelequias, ni instituciones, ni estados, ni empresas. No, en última instancia, aun siendo comunicación masiva, la comunicación es de persona a persona. No es el colegio con el colegiado. Es un líder o un gerente o un portavoz o un asesor jurídico o el recepcionista del colegio el que comunica (algo controlada o incontroladamente) con un colegiado que tiene nombre y apellidos, historia vital y profesional y una inquietud concreta. Y es ese juego relacional entran filias y fobias, manías y prejuicios,…, que hay que gestionar. En definitiva, empatía y personalización en la forma y en el fondo de la comunicación colegial.

Otro de los «cómo» es el lenguaje. El esfuerzo por parte de los colegios profesionales para liberarse de su aridez y rigidez es esencial, es fácil y es gratis. Exige tiempo para comprender que la labor del colegio es ser filtro y traductor. ¿En qué le beneficia esta o aquella norma o iniciativa al colegiado? ¿En qué le perjudica? ¿Y al conjunto de la profesión? ¿Cuál es la tendencia? El lenguaje de hoy es un lenguaje audiovisual. Incluso con las palabras estamos obligados a crear imágenes, a simplificar, y es que, no lo olvidemos, vivimos saturados de información. Aunque, como dicen los autores
del clásico sobre posicionamiento , la sobreinformación (unidireccional) no ha traído consigo más comunicación (bidireccional). Tenemos, eso sí, más posibilidades de comunicar que nunca, más canales, más herramientas, más información y más
necesidad que nunca de comunicar. Pongámonos a trabajar.

Reynaldo Álvares Millán

Consultor Gerencial

Anuncios

Acerca de Reynaldo Alvares Millan

Profesional que aplica coaching a aquellas personas que quieren realizar un cambio en su vida a través de su propio desarrollo personal positivo, que siempre comienza a nivel interno y sea capaz de conseguir sus objetivos al hacerse consciente de sus creencias, sus valores y su entorno.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s